681 018 293 urojesus@gmail.com

El cáncer de próstata es una de las patologías tumorales más frecuentes en el varón. En EE.UU. se diagnostican en torno a 233.000 casos anuales y, en el 2014 han muerto por cáncer de próstata casi 30.000 pacientes. El riesgo de morir por cáncer de próstata en un varón es menor del 3%. Las muertespor cáncer de próstata se producen en varones menores de 55 años en el 2% de los casos, en el 28% de los casos se producen en varones con edades comprendidas entre 55 y 74 años y, por último, la mayoría de los fallecimientos (70%) ocurren en varones mayores de 75 años; es por ello, que tiene importancia vital realizar un diagnóstico lo más temprano posible. Se han hecho múltiples estudios para intentar determinar si el screening del cáncer de próstata es realmente eficaz para prevenir o disminuir la
mortalidad de esta enfermedad.

Disponemos en la actualidad de numerosas pruebas sanguíneas y en líquidos corporales para intentar diagnosticar el cáncer de próstata. Se han estudiado numerosos biomarcadores que serán objeto de un estudio pormenorizado en este módulo. Indudablemente estos marcadores han contribuido de una forma
determinante a diagnosticar esta enfermedad de una forma más temprana, menos avanzada clínicamente y, por lo tanto, con mayores posibilidades de curar la misma. Valoramos por ello de una manera muy especial toda aquella información que nos puede aportar las determinaciones de biomarcadores en el
curso del cáncer de próstata.

Es de vital importancia, el diagnóstico anatomopatológico del cáncer de próstata, que nos va a condicionar las distintas actitudes terapéuticas del cáncer de próstata. Sabemos por numerosos estudios el comportamiento poco agresivo que pueden tener algunos cánceres de próstata y, también, la extremada
agresividad de otros cánceres de próstata. En la actualidad, se están cuestionando terapias agresivas para determinados tumores prostáticos con un bajo potencial de malignidad.

Finalmente haremos un estudio actualizado de las pruebas radiológicas que van a ser muy importantes para el diagnóstico, estadiaje y tratamiento de la enfermedad tumoral prostática. Con las nuevas tecnologías radiológicas incorporadas a esta patología, consideramos que ha habido un cambio profundo y
determinante en el cáncer de próstata, que merece la pena conocer. El uso conjunto de los biomarcadores de sangre y orina, junto con la caracterización radiológica del cáncer de próstata y las múltiples técnicas de biopsia prostática, serán determinantes en el tratamiento del cáncer de próstata, porque evitaran
tratamientos radicales con su comorbilidad asociada y, se desarrollaran las terapias menos agresivas, como es el caso de las terapia focal o la vigilancia activa.

Los objetivos que nos trazamos en nuestra consulta con nuestros pacientes son los siguientes:

  • Evaluar y actualizar el diagnóstico precoz y el screening en el cáncer de próstata.
  • Estudiar los biomarcadores utilizados en el cáncer de próstata haciendo referencia a su utilidad clínica.
  • Hacer una actualización del estudio anatomopatológico de la biopsia prostática atendiendo a sus dificultades técnicas e implicaciones clínicas.
  • Actualizar las pruebas radiológicas empleadas para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los cánceres de próstata, poniendo especial atención en la resonancia magnética nuclear multiparamétrica, por los avances que con la misma se están produciendo.